Páginas vistas en total

jueves, 9 de septiembre de 2010

Una lucha diaria

Correr, esa es la cuestión. Preparamos el físico, hacemos kilómetros, bajamos kilos, pero...y la cabeza?, esa cosita que tenemos ahí arriba que nos maneja en todo momento, que nos dice "hoy estoy muy bien" o "hoy no doy más". Esos dias son los más dificiles. Es común que en una salida larga, de mas de 1h20s pasemos varias veces por estos pensamientos que nos tiran abajo, por lo que hay que aprender a superarlos.

Despues de tanto leer en la web, no soy un experto, pero lo que uno lee lo mejor es luego ponerlo en práctica. Y hoy, sinceramente, despues de 200 metros ya queria volver. Pero la cuestión es, que estaba bien descansado, habia comido bien, estaba genial el día, con calor pero con algo de viento que ayuda a la oxigenación, así que no habia vuelta atrás, era yo contra mi cabeza.

En los 11,6k de hoy, que me llevaron 1h01m26s pasaron de todo. El rimto fue bastante bueno, a 5m18s el kilómetro, para una salida así, tan rara. En estos dias lo mejor es correr acompañado, pero no era mi tarde, no habia nadie en el poli. Las primeras dos vueltas pasaron a trompicones, pensando en el partido que los chicos del basket habian perdido, hidratandome, mirando el paisaje, pensando en qué haría si me ocurre algo así en una carrera y así, evitando el insistante pensamiento de agotamiento, se fueron pasando los kilometros.

Después de los 8 kilómetros, ya todo cambio, la idea era hacer más de 10 kilometros, por lo que la cabeza dio un vuelco tremendo, solo faltaban un par de kilometros más y listo, ahí fui flotando, pero analizando esos primeros 200 metros, que si se me cruzaba un gato negro (o de cualquier otro color) pegaba media vuelta y a casita, por suerte no fue así.

1 comentario:

  1. Es cierto, justo ayer corría en buen ritmo, no lo quería bajar y por milagro apareció de la nada un amigo y pude hacer 3km. más al mismo ritmo.

    ResponderEliminar