Páginas vistas en total

martes, 7 de septiembre de 2010

Escuchar el cuerpo

Una buena salida, es decir de un kilometraje alto y a un ritmo bajo, a veces nos lleva a pensar que podemos dar más. Puede que hay dias que esto resulta, pero también lo mas común es que nos equivoquemos. Por eso, si ya hiciste una salida larga, que vos considere larga, por mi caso la de ayer de 13,4k a 5:10 el kilómetro, haber imaginado hacer hoy una de 15k era una locura, una utopia de novato, vio doña.

Es que las salidas largas y a buen ritmo nos dan ese plus, esa idea de que si exigimos al cuerpo este responde. Esto ocrurre con las carreras. En una competencia lo mas habitual es que corramos a un ritmo de 20 segundos menos por kilometros. Es decir, que si nuestro mejor tiempo en entrenamiento de los 10k es de 50 minuts, en una carrera es muy posible que lleguemos a marcar un ritmo de 4:40 m/k. Y luego, en las salidas siguientes, ya nuestro ritmo de entrenamiento estará mas cercano a esto, porque no solo el cuerpo asimila lo realizado, sino que nuestra mente, la más poderosa de todo nuestru cuerpo, es la que más nos va a tirar para que corramos a ese ritmo.

En fin. Después de los 13,4k de ayer, hoy la slida fue más humilde, 10,6k en 57m02s a un ritmo de 5m23s m/k. Disfrutando de una tarde esplendida, corriendo por el poli, pero mucho más cansado y analizando en carrera, esta idea loca de haber pensado hacer un fonde de 15k, menos de 24hs despues de haber hecho una salida larga.

Por cierto. Un dato interesante. Hay muchos que dicen que se aburren corriendo. Hay gente que se aburre en todo momento, pero a la hora de bajar unos kilos, el running es genial. Hoy pase por arriba de una enemiga intima, la balanza, y me dijo que peso 75 kilos, es decir 15 kilos menos de que cuando empece a correr, allá por noviembre de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario